Close

El auge del gas y de la minería va a transformar la economía argentina, asegura ministro de Economía

El país comenzará a exportar gas a Chile en los próximos días y a Brasil en septiembre. Eso le ayudaría a pasar de un déficit de más de US$ 5 mil millones en 2022 a un superávit de US$ 12 mil millones en 2025, lo que le daría mayor capacidad para pagar deuda.
Por Financial Times / Foto: Reuters I Publicado: Miércoles 25 de enero de 2023 I 12:50
Comparte en:

M. Stott y L. Elliott

Las exportaciones de gas, litio y otros minerales le ofrecen a Argentina una "fenomenal oportunidad de crecimiento" e impulsarán significativamente la capacidad de la endeudada nación sudamericana para pagarles a sus acreedores a partir de 2025, según ha dicho el ministro de Economía del país.

"Vamos a empezar a exportar gas a Chile en los próximos días y podríamos empezar a exportar gas a Brasil a partir de septiembre", dijo Sergio Massa.

Incluso sin inversiones adicionales, la balanza comercial energética de Argentina pasaría de un déficit de más de US$ 5 mil millones el año pasado a un superávit de unos US$ 12 mil millones en 2025, dijo, y añadió: "Esto le dará a Argentina una capacidad muy fuerte para pagar la deuda en 2025, 2026 y 2027".

Massa, que asumió uno de los desafíos económicos más difíciles del mundo en agosto, no se hace ilusiones sobre la gravedad de la crisis argentina. La emisión de moneda por parte del banco central ha contribuido a elevar la inflación anual a casi 100%, los controles de cambio han perjudicado a la industria y alimentado un mercado negro del dólar, mientras que el país sigue aislado de los mercados internacionales a raíz de su noveno impago de deuda en 2020.

"Cuando nos hicimos cargo, comprendimos que estábamos tratando con un paciente que estaba en coma", le dijo el ministro a Financial Times en una entrevista. "Hoy está en terapia intensiva. Luego lo llevaremos a la sala de rehabilitación y finalmente saldrá por sus propios pies del hospital. Ése es mi trabajo".

Disciplina fiscal

Para volver a encaminar la economía argentina, Massa dijo que reduciría la inflación a 60% manteniendo el gasto bajo control. La coalición peronista, que enfrenta una batalla electoral en 2023, cumplió el año pasado todos sus objetivos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la reducción del déficit público y la acumulación de reservas, dijo. Según el Ministerio de Economía, el país le debe al Fondo US$ 44 mil millones de un rescate de 2018.

"El objetivo tiene que ser que las tasas de interés, la velocidad de devaluación del peso y la inflación vayan de la mano de una manera ordenada, porque eso nos va a permitir disciplina fiscal con crecimiento económico, con creación de empleo, con recuperación del consumo y recuperación de los ingresos", dijo el ministro. "Esto necesita mucha disciplina y mucho orden político".

Argentina tiene una larga historia de inestabilidad política. La coalición de izquierda del presidente Alberto Fernández se ha visto debilitada por las constantes luchas internas entre los pragmáticos y una facción peronista más radical encabezada por la poderosa expresidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández . Uno de los predecesores de Massa, Martín Guzmán, dimitió el año pasado después de que la vicepresidenta lo criticara públicamente por no gastar más. Cristina, consciente de que más luchas internas podrían costarles a los peronistas las próximas elecciones presidenciales, previstas para octubre, se ha mostrado más solidaria con Massa.

Ola de proyectos

Para justificar su optimismo sobre las perspectivas del país a mediano plazo, Massa señaló que, tras años de retraso, por fin estaban despegando las inversiones en el yacimiento patagónico de Vaca Muerta, la segunda mayor formación de gas de esquisto del mundo. Esto abre el camino para que Argentina se autoabastezca de gas y pueda comenzar a exportar.

En junio se debe finalizar un gasoducto destinado a aumentar la producción nacional en 25%, y en los próximos 90 días se iniciarán las obras de un gasoducto de exportación por valor de US$ 1.800 millones. Este proyecto será financiado parcialmente por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil y otras entidades crediticias multilaterales. Sin embargo, existen preocupaciones sobre si todas las infraestructuras necesarias cumplirán esos objetivos y llegarán a construirse.

Durante una visita a Buenos Aires esta semana, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, reiteró que crearía las condiciones para financiar el gasoducto.

La minería también está obteniendo buenos resultados, con 95 proyectos de litio, cobre y otros en tramitación, desde la fase de exploración a la de desarrollo, según funcionarios del ministerio de Minería.

Lo que podría salir mal

Pero entretanto, muchas cosas podrían salir mal. Los economistas señalan la necesidad del gobierno de refinanciar este año US$ 85 mil millones de deuda a corto plazo denominada en pesos. También les preocupa que las demandas sindicales de aumentos salariales puedan alimentar una espiral inflacionista, y han expresado su temor a que los ingresos por exportaciones se vean afectados por una grave sequía que podría perjudicar las cosechas de soja y trigo.

Massa se muestra optimista sobre los riesgos, diciendo que el gobierno ha refinanciado su enorme deuda interna conforme va venciendo y que las previsiones pesimistas sobre la cosecha de trigo han resultado infundadas. Confía en las negociaciones entre el gobierno, los sindicatos y las empresas para limitar la inflación.

Un indicador del éxito será si los argentinos repatrían parte de su riqueza en el extranjero. Años de inestabilidad económica han llevado a los ciudadanos de uno de los países más endeudados del mundo a acumular cientos de miles de millones de dólares en activos en el extranjero.

Massa dijo que incluso después de una amnistía para los activos no declarados en el extranjero entre 2016 y 2017, que llevó al retorno de US$ 117 mil millones, el gobierno estima que los argentinos todavía tienen US$ 300 mil millones en EEUU, una suma equivalente a la mitad del Producto Interno Bruto del país.

Muchos creen que si Massa, un experimentado operador político, consigue estabilizar la economía este año, se convertirá en el candidato presidencial peronista más evidente en las elecciones de octubre. "Me gusta la política. Soy un animal político", dijo. "Pero de momento tengo que trabajar obsesivamente y concentrarme en cumplir los objetivos que nos hemos fijado".

Comparte en: