Close

Centrão de Brasil: el poderoso grupo político que impulsa a Bolsonaro a una reelección

El bloque ha apoyado la administración Bolsonaro, evitando más de 100 solicitudes de destitución e impulsando grandes paquetes de gastos gubernamentales en el Congreso.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Reuters I Publicado: Martes 16 de agosto de 2022 I 08:29
Comparte en:

Parado frente a miles de fieles seguidores durante el lanzamiento de su campaña de reelección el mes pasado, el presidente brasileño Jair Bolsonaro tomó el micrófono y destacó a un dignatario en el abarrotado escenario.

"Contamos con la destacada presencia del presidente de la Cámara de Diputados, mi viejo amigo, Arthur Lira. Él controla la agenda de la Cámara. Si no fuera por Arthur Lira, no habríamos llegado a este punto", dijo el líder de extrema derecha.

Fue una franca admisión de la realidad. Durante más de un año, Lira y el bloque político que él lidera —un grupo amorfo conocido como el "Centrão"— han apoyado la administración Bolsonaro, evitando más de 100 solicitudes de destitución e impulsando grandes paquetes de gastos gubernamentales en el Congreso.

A cambio, Lira y el Centrão, que significa "Gran Centro", se han vuelto inmensamente poderosos y han tomado grandes cantidades de fondos públicos para uso discrecional en lo que se conoce como el "presupuesto secreto".

Mientras el gobierno de Bolsonaro ha ido pasando de crisis en crisis, incluyendo su manejo de la pandemia de Covid-19 y las acusaciones de corrupción contra la familia del presidente, Lira y los integrantes del Centrão se han convertido en influyentes líderes políticos.

"El Centrão gobierna Brasil, sin duda", dijo Ciro Gomes, un exlegislador de izquierda que está retando al líder brasileño en las elecciones de octubre. "Bolsonaro se vendió a ellos completamente", comentó.

El Centrão actualmente incluye a un puñado de partidos políticos y a 220 de los 513 legisladores federales, conocidos como "deputados". Su origen se remonta al final de la dictadura militar, a finales de la década de 1980, cuando los parlamentarios se unieron para apoyar a presidentes débiles elegidos democráticamente.

Bolsonaro cuenta con el repunte de la economía brasileña para lograr su reelección

Desde entonces, el Centrão se ha vuelto parte integral de la política brasileña, ofreciendo su apoyo a gobiernos de cualquier tendencia, ya sean de izquierda o de derecha, a cambio de puestos políticos de alto nivel y de recursos para respaldar la maquinaria electoral en sus circunscripciones locales.

"Yo suelo decir que, más que un grupo específico, el Centrão describe un tipo de comportamiento parlamentario", dijo Graziella Testa, una politóloga de la Fundación Getulio Vargas. "Es un grupo de parlamentarios más preocupados por estar cerca de los recursos del gobierno que de cualquier orientación política o ideología independiente".

Como un populista fuera de la clase política en la campaña de 2018, Bolsonaro despotricó contra el tráfico de influencias y el clientelismo del bloque. Pero cuando salieron a la luz las acusaciones de corrupción contra Bolsonaro y su familia, rápidamente forjó una alianza con el grupo que probablemente salvó su gobierno.

El poder de Lira

A pesar de haber sido abucheado por la multitud en el evento de campaña de Bolsonaro, Lira ha impedido, por sí solo, cualquier proceso de destitución contra el presidente simplemente posponiendo las solicitudes.

Elegido presidente de la Cámara con el respaldo de Bolsonaro en 2021, el legislador del estado brasileño de Alagoas en el noreste del país también ha desempeñado un crucial papel en impulsar varias leyes gubernamentales, incluyendo un enorme paquete de gasto que aumenta las transferencias de efectivo a los más pobres de Brasil en un 50% antes de las elecciones.

"Lira tiene la espada de Damocles pendiendo permanentemente sobre la cabeza de Bolsonaro", dijo Filipe Campante, un profesor de la Universidad Johns Hopkins, refiriéndose al control del presidente de la Cámara sobre los procedimientos de destitución. "El Centrão está más fuerte que nunca y eso se debe a que el Ejecutivo está más débil que nunca".

A cambio de su apoyo, el bloque ha obtenido cruciales puestos en el gobierno, en particular la jefatura del gabinete presidencial, la cual actualmente ocupa Ciro Nogueira, quien fue un enérgico partidario de las administraciones de izquierda consecutivas antes de unirse a la administración Bolsonaro.

Los analistas han dicho, sin embargo, que el verdadero premio del Centrão ha sido su creciente influencia en la asignación de fondos gubernamentales. Con el apoyo del gobierno, los líderes del Congreso crearon en 2020 el llamado "presupuesto secreto", un mecanismo legal pero turbio para transferir fondos del Ejecutivo a las circunscripciones de los legisladores.

Felipe Rigoni, un legislador de la oposición, señaló que el Centrão "sin duda se ha vuelto más y más poderoso, y el presupuesto secreto es prueba de ello".

"Siempre ha existido este tipo de comportamiento que hoy se llama presupuesto secreto, el cual es la asignación de fondos a cambio de votar a favor de proyectos del gobierno en el Congreso. Pero era mucho más sutil, con mucho menos dinero. Ahora el presupuesto secreto cuenta con cantidades absurdas y esto representa un riesgo para el proceso democrático", agregó Rigoni.

Aunque los parlamentarios siempre han recibido dinero del gobierno para proyectos de obras públicas, los presupuestos eran limitados en tamaño y había transparencia sobre quién recibía cuánto. En los últimos dos años, la cuantía de estos estipendios casi se ha triplicado, mientras que los beneficiarios han quedado envueltos en un halo de misterio. Los fondos suelen destinarse a gastos de sanidad, educación o infraestructuras, proyectos de los que los legisladores pueden presumir ante los votantes en época de elecciones.

Opinión FT: Los desafíos de la nueva izquierda latinoamericana

Los organismos reguladores de la transparencia han sugerido que una cuarta parte del presupuesto discrecional de Brasil, el cual asciende a 143 mil millones de reales brasileños (US$ 28 mil millones), está controlada por el Congreso. Sólo en junio, el gobierno pagó 6.600 millones (US$ 1.300 millones) como parte del plan del "presupuesto secreto", según Open Accounts, un grupo especializado en materia de transparencia.

"Para que haya democracia, tiene que haber transparencia. Con el presupuesto secreto, se reduce la transparencia en un proceso crucial, el cual es la asignación de recursos", dijo Testa.

Campante añadió: "Concentra el poder en los líderes del Congreso. Ellos eligen quién recibe fondos y quién no".

Los analistas están atentos a cómo reaccionará el bloque si se le da un vuelco al actual "statu quo" político con las elecciones de octubre.

En las encuestas de opinión, Bolsonaro está por detrás de su principal rival, el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, por entre 10 y 18 puntos porcentuales.

Mientras estuvo en el poder entre 2003 y 2010, Lula trabajó en conjunto con el Centrão para gobernar. Pero se enfrentará a un bloque más poderoso y proactivo si gana la reelección este año.

"Los integrantes del Centrão han saboreado el poder adicional y la influencia y el acceso al presupuesto, y van a estar muy reacios a renunciar a él. No vamos a volver a que sea una figura auxiliar", dijo Campante. "El equilibrio de poder ha cambiado".

Comparte en: