Close

Violencia no borra el atractivo de Querétaro en el futbol

Pese al daño a su reputación, la plaza mantiene una estimación de ingresos de casi US$ 30 millones anuales. Para las marcas, quedarse en Primera División es un activo que les invita a continuar invirtiendo.
Por El Economista, México / Foto: El Economista I Publicado: Jueves 17 de marzo de 2022 I 09:08
Comparte en:

A pesar de las manchas que dejó la violencia desatada del 5 de marzo en el estadio Corregidora de México, el club Querétaro no está en total oscuridad dentro de la industria del futbol. Para los ojos del gremio empresarial sigue siendo un negocio rentable con ingresos millonarios y para las marcas el hecho de mantenerse en Primera División es un activo que les invita a seguir invirtiendo en la plaza, aunque repensando sus estrategias de activación.

Estas conclusiones fueron compartidas a El Economista por parte de voces del sector empresarial, del análisis de patrocinios, entre otros expertos, quienes responden al debate sobre qué tan atractiva sigue siendo la plaza de Querétaro luego de los hechos de violencia que sacudieron su imagen a nivel mundial y que orillaron a la Liga MX y a la Federación Mexicana de Futbol (FMF) a obligar la venta de la franquicia antes de que termine 2022.

Querétaro es una plaza que nació en el futbol mexicano en 1950 pero que se ha caracterizado por inestabilidad en la cancha y en sus administraciones, ya que en más de 70 años solo ostenta un título de Copa MX en su palmarés, tres descensos y dos investigaciones de posible desafiliación, una de ellas derivada de la detención de uno de sus ex dueños, Amado Yáñez, capturado por el gobierno federal en 2014 acusado de fraude. Después de Yáñez el equipo fue propiedad de Olegario Vázquez Aldir (Grupo Imagen) y luego de Jorgealberto Hank (Grupo Caliente), todo en menos de una década.

Sin embargo, como negocio mantiene un fuerte atractivo, comenta a este diario, Jorge Luis Camacho Ortega, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en su delegación en el estado de Querétaro, un sindicato conformado por líderes empresariales de dicha entidad.

“Sí es negocio el manejo del equipo, hay estimaciones de que puede generar ingresos de aproximadamente 600 millones de pesos al año (unos US$ 30 millones), eso es importante en términos del volumen de ingresos. Por otro lado, es una plaza futbolera, el equipo es muy querido y eso genera otros ingresos indirectos, siempre que hay un partido la gente sale del estadio y se va a restaurantes o a consumir en sus casas y eso genera derrama económica de manera indirecta”.

Camacho Ortega describe que “si comparas esa cifra con la derrama que pudiera generar un equipo del estadio Azteca quizás es una cantidad menor, sin embargo, si lo ves como negocio aislado y no comparando con el resto del país, es de muy buen tamaño; un negocio que te facture 600 millones de pesos la verdad es interesante”.

El presidente de Coparmex Querétaro señala que la industria del futbol tiene una participación estimada de menos del 1% dentro del Producto Interno Bruto (PIB) dentro su entidad, por lo que se encuentra debajo de la derrama que dejan otras como la aeronáutica y la automotriz. Sin embargo, recalca que el equipo no solo es atractivo para los empresarios por las cifras económicas, sino también por el valor social que trae inmerso.

Lee el artículo original completo de El Economista.

Comparte en: