Close

Profundas divisiones y precarias finanzas de Brasil plantean grandes desafíos para Lula

La estrecha victoria presidencial es un testimonio de la fuerza perdurable del "Bolsonarismo".
Por Michael Stott, Financial Times / Foto: Reuters I Publicado: Miércoles 2 de noviembre de 2022 I 08:59
Comparte en:

En lugar de un regreso triunfal y arrollador, la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones presidenciales de Brasil el domingo por la noche fue un proceso tenso y lento. Su gobierno promete ser una labor aún más pesada .

A medida que el conteo electrónico de votos avanzó durante tres horas, pronto quedó claro que no se repetirían las victorias aplastantes que disfrutó Lula en 2002 y 2006. Su victoria esta vez, sobre el titular de extrema derecha Jair Bolsonaro, se logró a duras penas. Sólo 1,8 puntos porcentuales separaban a los dos hombres al final.

Si no hubiera sido por una serie de errores cometidos por Bolsonaro y sus seguidores en los últimos días de la campaña, incluyendo la publicación de un vídeo de uno de sus aliados blandiendo una pistola por las calles de São Paulo persiguiendo a un hombre de raza negra, las fuerzas de la derecha nacionalista de Brasil podrían haber triunfado.

El resultado fue un recordatorio de cuán profundamente ha cambiado Brasil, no sólo en los cuatro años bajo Bolsonaro, apodado el “Trump tropical”, sino en las últimas dos décadas. El asombroso surgimiento de las iglesias evangélicas es un elemento; sus fieles ahora incluyen casi uno de cada tres brasileños.

La influencia de cabildeo de la agroindustria, que representa casi el 30 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, es otra. Ambos son fuertes impulsores del conservadurismo social y el "Capitalismo de pequeño Estado". Ninguno desaparecerá bajo un gobierno de Lula.

Ahora, en sus últimos años, el exdirigente sindical de izquierda de 77 años tiene que usar todas sus habilidades como conciliador para unir a una nación profundamente dividida. Su difícil coalición incluye figuras de centro-derecha que fueron acérrimos opositores antes de decidir que Lula representaba el menor de dos males.

Como dijo un alto banquero brasileño la semana pasada: “Ayudaremos para que Lula sea elegido para detener a Bolsonaro. Y el primer día de su gobierno, pasaremos al bando de la oposición".

Matias Spektor, profesor de relaciones internacionales de la Fundación Getulio Vargas, dijo que Lula enfrenta grandes desafíos. “Fue elegido por su promesa de impulsar el gasto público, pero no podrá hacerlo” por falta de fondos. “Y no tendrá mayoría en el congreso. Su coalición es ideológicamente amplia, y será un enorme desafío mantenerla unida para aprobar leyes".

Como un recordatorio de la fuerza del movimiento conservador de Brasil, Tarcísio Gomes de Freitas, exministro de infraestructura de Bolsonaro, obtuvo una victoria convincente en la carrera por la gobernación en São Paulo, el estado más grande de Brasil. Esto completa una triple victoria para los aliados de Bolsonaro, que ahora gobiernan los tres principales estados y conforman el partido más grande en el Senado y la Cámara Baja.

El propio futuro de Bolsonaro no está claro y podría depender en gran medida de cómo responderá al resultado del domingo. Si acepta la derrota, el hombre de 67 años bien podría volver a la lucha y presentarse en las elecciones presidenciales de 2026 y sus dos hijos Flávio y Eduardo siguen siendo figuras importantes en el Congreso.

Los presidentes Joe Biden y Emmanuel Macron han criticado a Bolsonaro por permitir que se dispare la deforestación del Amazonas. Se apresuraron a enviar sus felicitaciones a Lula, quien ha prometido cero deforestación, aunque sin fecha, y nuevas protecciones para las tierras indígenas.

Pero es probable que esta tarea también resulte mucho más difícil ahora que en los dos primeros mandatos de Lula, cuando redujo la destrucción del Amazonas en aproximadamente dos tercios. Bolsonaro ha desmantelado las agencias responsables de la aplicación ambiental, recortando presupuestos y nombrando aliados para ejecutarlos. Los madereros, los acaparadores de tierras y los ganaderos se han envalentonado bajo su gobierno para labrar decenas de miles de hectáreas de tierras agrícolas, mientras que los mineros ilegales han operado a escala industrial.

“En el lado positivo”, dijo Miguel Corrêa do Lago, un politólogo brasileño y profesor en la Universidad de Columbia, “la Amazonía será central para Lula y una prioridad para su gobierno. Esto podría atraer mucho dinero a Brasil".

Comparte en: