Close

Las crecientes ambiciones globales de Uruguay están sacudiendo las bases del Mercosur

Durante la cumbre en Montevideo, en diciembre, hubo acusaciones de juego sucio y tácticas antideportivas, a raíz de la decisión de Uruguay, que días antes había solicitado de forma independiente unirse al TPP11.
Financial Times, traducido por Renato García / Foto: Reuters I Publicado: Martes 27 de diciembre de 2022 I 11:25
Comparte en:

Las reuniones presidenciales de la alianza sudamericana Mercosur solían ser asuntos tranquilos, hasta que Uruguay decidió "abrirse al mundo" bajo la dirección de su líder proempresarial Luis Lacalle Pou.

Trabajando arduamente para negociar nuevos acuerdos comerciales fuera del bloque regional desde que asumió el cargo en marzo de 2020, las ambiciones de Lacalle Pou se enfrentan a las de otros miembros del Mercosur que están cerrando filas contra Uruguay, a medida que cambian las alianzas políticas.

Esas tensiones se exhibieron en la cumbre del Mercosur en la capital uruguaya, Montevideo, en diciembre. Hubo acusaciones de juego sucio y tácticas antideportivas en las noticias de que días antes Uruguay había solicitado de forma independiente unirse a la Asociación Transpacífica (TPP), una alianza comercial de 11 miembros que incluye a Australia y Japón. Esto siguió a conversaciones comerciales bilaterales separadas con China y Turquía a principios de este año.

“Uruguay debe elegir si está con el Mercosur”, dijo el canciller argentino, Santiago Cafiero, a Financial Times al margen de la cumbre a principios de este mes, en la que Uruguay transfirió la presidencia del Mercosur a Argentina. “Si alguna parte determina algo sin consenso, está quebrantando la regla fundamental del Mercosur”, agregó.

Junto con Argentina, Brasil y Paraguay, Uruguay conforma el Mercosur, una unión aduanera de tres décadas en la que ningún país individual puede negociar acuerdos preferenciales con terceros.

Pero algunos expertos han descrito la alianza proteccionista como una de las “menos efectivas” de su tipo en cualquier parte del mundo, tanto en términos de comercio entre sus miembros como con socios externos. También ha tenido problemas para finalizar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, un proceso que está entrando en su vigésimo cuarto año.

Esos retrasos y frustraciones se encuentran entre los factores que impulsan la misión de Montevideo de explorar la apertura a los mercados extranjeros por sí solo. El Mercosur ya no puede liderar "con una mentalidad de principios de la década de 1990", dijo Lacalle Pou, ni hacer retroceder el progreso económico de un miembro.

Chile, Colombia, Perú y México han estado mirando hacia el Pacífico para expandir el comercio con Asia. Todos se han adherido al TPP, a excepción de Colombia, mientras que Mercosur se ha quedado atrás.

Amenazas de sanciones

Los otros tres estados miembros del Mercosur han pedido la unidad regional, amenazando con penalizar a Uruguay con una serie de medidas no reveladas si continúa buscando acuerdos comerciales por su cuenta.
Los críticos describen las amenazas como intimidación contra el país más pequeño porque ha desencadenado discusiones reales sobre la reestructuración de la alianza, lo que en última instancia podría conducir a una ruptura. Argentina y Brasil representan casi 90% del PIB del bloque, lo que les da más influencia en las negociaciones. Algunos dicen que los dos países más grandes simplemente usan Mercosur como un escudo comercial para proteger sus industrias de la competencia global.

El canciller de Uruguay sostiene que el país quiere modernizarse, no separarse del bloque, que representó aproximadamente un tercio del comercio total uruguayo en 2022. “No ha habido ni habrá una sola acción de mi país que se pueda interpretar como Uruguay promoviendo el fin del Mercosur”, dijo el ministro Francisco Bustillo a sus invitados a la cumbre.

Lacalle Pou ha defendido las acciones de su nación. Ha argumentado que una decisión de bajar el arancel externo común aplicado a bienes de fuera del bloque en septiembre de 2022 fue tomada entre Brasil y Argentina, sin consenso entre socios. “Ya que estamos hablando de fútbol, ​​me gustaría ver el VAR (Árbitro Asistente de Video, en inglés) para saber quién realmente ha infringido las reglas”, dijo el presidente mientras se dirigía a los delegados en Montevideo durante la Copa del Mundo en Qatar.

La semana pasada, la cámara de comercio Uruguay-China reiteró su apoyo a los pasos dados por el gobierno uruguayo para profundizar las relaciones comerciales entre las dos economías y dijo que "avanzar" en el TLC con China era "central" en su estrategia.

Ignacio Bartesaghi, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Católica de Uruguay, dijo que el error del gobierno uruguayo había sido “asumir demasiados acuerdos a la vez”, desconcertando a los miembros en un momento de cambio político en Brasil, lo que inevitablemente afectará la dinámica del grupo.

A partir de enero, el líder izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva asume la presidencia de Brasil. El líder saliente Jair Bolsonaro había sido aliado de Lacalle Pou y, en menor medida, de Mario Abdo Benítez de Paraguay.

Incógnita Lula

Bolsonaro no priorizó la coordinación regional. En cambio, vio en Uruguay una herramienta para cambiar la estructura fronteriza del Mercosur en beneficio de su propio gobierno conservador: según un diplomático brasileño, Brasil le dio al vecino Uruguay un "espacio para respirar" para hacer avances con China y otros socios. El Ministerio de Finanzas saliente de Bolsonaro incluso prometió apoyar los esfuerzos de Lacalle Pou para flexibilizar el Mercosur, desafiando al Ministerio de Relaciones Exteriores en una rara declaración después de la cumbre de diciembre.

Lula puede tener otras ideas. Ya ha enfatizado que una mayor integración latinoamericana y el multilateralismo serán fundamentales para la política exterior de su administración. Su mandato también marca la primera vez en cuatro años que los miembros más grandes del Mercosur, Brasil y Argentina, se alinean políticamente bajo la dirección de líderes de izquierda.

“Lula piensa lo mismo que nosotros, que necesitamos fortalecer el Mercosur y deberíamos estar haciendo tratos dentro de la región”, dijo Cafiero de Argentina.

El analista regional uruguayo Nicolás Saldías, de The Economist Intelligence Unit, dijo que es un “movimiento arriesgado” de Montevideo seguir adelante con los acuerdos internacionales actualmente sobre la mesa dada la mayor incertidumbre política: “No saben lo que hará Lula… y lo que dice Brasilia importa más que Buenos Aires”. Por el poder diplomático que ostenta, Saldías no previó que Uruguay fuera expulsado del Mercosur o sancionado.

Bartesaghi sugirió que quizás no todo esté perdido en lo que respecta a las ambiciones comerciales de Uruguay. Lula está firmemente a favor de impulsar el comercio, en particular con China, que sigue siendo el mayor comprador de Brasil. En los dos mandatos anteriores de Lula como presidente a principios de la década de 2000, Brasil pasó a ser miembro del bloque Brics con Rusia, India y China, lo que se convirtió en una herramienta importante para la cooperación global.

“Lula posiblemente quiera liderar él mismo las negociaciones con China”, dijo Bartesaghi. “Ahora le toca a Lacalle convencerlo de que haga precisamente eso” por el Mercosur.

Comparte en: