Close

Más de 25 empresas en la región abrirían convocatorias con capital de riesgo para startup este año

El capital de riesgo corporativo ha tomado fuerza. Firmas como la sueca Essity o la gigante cervecera AB Inbev están impulsando convocatorias para nuevas empresas que aborden temáticas del desarrollo de sus negocios.
Por Déborah Donoso Moya / Foto: Bluebox I Publicado: Viernes 4 de marzo de 2022 I 08:30
Comparte en:

La necesidad de unir empresas tradicionales con startup está tomando cada vez más fuerza y orgánica. Aunque la industria del capital de riesgo corporativo se viene desarrollando hace más de una década, ha sido en los últimos siete donde se ha visto el mayor crecimiento.

“Se ha cuadruplicado el esfuerzo de los corporativos por trabajar con startup”, resume Daniela Fraga, de Bluebox, una firma mexicana que se dedica a unir a estos dos tipos de compañías, lo que le ha permitido tener en sus registros que al menos 20 gigantes multinacionales han encontrado solución a sus problemas por medio de emprendimientos latinoamericanos, en un momento de boom regional.

La firma administra las convocatorias que hacen las empresas para encontrar startup que innoven sobre problemáticas internas que tienen. Fraga cuenta que a la fecha tienen tres convocatorias de negocios abiertas: la primera es de Essity, la firma sueca de productos de higiene y salud con presencia en la región, a quienes Bluebox busca acercar todas las startups y scaleups –emprendimientos que ya están creciendo con impacto- que "revolucionarán" su industria.

Además, están abiertas las convocatorias de Sigma –una firma global de alimentos, con presencia en 18 países- y AB Inbev –la gigante cervecera-, con las cuales buscan acercarse a sus objetivos de sustentabilidad por medio de nuevos procesos o proyectos para empaques enfocados en economía circular. La compañía de bebidas se ha enfocado en emprendimientos especialmente de México, Colombia, Perú y Centroamérica.

Fraga espera que este año se realicen al menos 25 convocatorias, de las cuales ya van seis, donde además de las firmas antes mencionadas, participaron también la chilena logística Agunsa –que se cerró en enero- y la inmobiliaria Echeverría Izquierdo.

 

El proceso para unir intereses

Uno de los desafíos más relevantes que plantea el capital de riesgo corporativo es concretar los proyectos, uniendo los intereses entre la empresa y la startup.

Por eso, en la firma mexicana están desarrollando una metodología que permita alinear expectativas a través de indicadores específicos para medir los avances (KPI).

“Lo que buscamos es que el emprendedor demuestre que su producto funciona de la mano de un corporativo y al corporativo les damos tiempos de que se organicen”, explica y agrega que una vez que los pilotos se van probando, se abren varios caminos para continuar la relación entre empresa y startup.

El primero es el más fácil, y tiene relación con que el corporativo contrata los servicios o productos de la startups por un periodo más amplio de tiempo. Pero también se puede ir más allá y se puede “explorar una inversión y fomentar el capital”. Así, se podría ir “hasta la adquisición” del emprendimiento. Sin embargo –dice Fraga- “lo que cada vez estamos viendo más es el proceso de co-creación”.

De este modo, las empresas facilitan al emprendedor acceder a economías de escalas, al conocimiento y acceso a capital, mientras que el corporativo recibe retornos estratégicos.

 

Primer paso para los unicornios

De acuerdo con cifras de Bluebox, México lidera en el porcentaje de startups que trabajan con capital venturing, con el 27,5% respecto al total de startups (1.800). Con un porcentaje menor se presenta Chile (16,9%) y luego están Colombia (9%), Argentina (6,5%) y Perú (3,6%).

En cuanto a los países seleccionados en este tipo de empresas, el 43% corresponde a startup de México, seguidas muy por debajo por las chilenas (26,5%) y la colombianas (14,4%).

Solo en estos últimos dos meses, Bluebox ha presentado a diferentes empresas más de 250 startup. Cada corporación puede correr con entre cuatro y seis pilotos, agrega.

El proceso parece ser, además, un buen camino para que estas nuevas tecnológicas transiten a la categoría de unicornios, que son aquellas startup que logran valorizaciones de más de US$ 1.000 millones.

De los 18 unicornios que existen en México, por ejemplo, el 25% había pasado por procesos de Bluebox, dice Fraga, quien destaca el beneficio que les trae a este tipo de emprendimientos el unirse a un corporativo.

Comparte en: