Close

Bolsonaro y Lula buscan compañeros de fórmula para las elecciones de Brasil

El presidente de derecha apela a su base de votantes, mientras que el ex dirigente de izquierda pretende ampliar su apoyo.
Por Bryan Harris y Michael Pooler, Financial Times / Foto: Twitter Lula I Publicado: Miercoles 30 de marzo de 2022 I 09:16
Comparte en:

Ante una audiencia de algunos de los políticos más poderosos de Brasil, Geraldo Alckmin no pudo contener sus elogios hacia el expresidente y favorito en las elecciones de este año, Luiz Inácio Lula da Silva.

Lula -como se le conoce al líder de izquierda que ejerció dos mandatos entre 2003 y 2010- "representa la democracia" y, de ser reelegido en octubre, volvería a poner a Brasil en la escena mundial, dijo Alckmin, uno de los políticos de centro derecha más destacados del país.

Fue un discurso que coronó un giro en las relaciones entre ambos hombres, quienes durante gran parte de los últimos 20 años fueron acérrimos rivales políticos, disputándose una contienda presidencial en 2006 que se vio empañada por las injurias y las acusaciones de corrupción.

Ahora, Lula está a punto de elegir a Alckmin como su compañero de fórmula en lo que analistas y personas cercanas al exlíder dijeron que sería un intento de construir una coalición de base amplia para desbancar al actual presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro.

Alckmin, de 69 años, un conservador prominente, también serviría para moderar la imagen de Lula, un exsindicalista quien es visto con recelo por la comunidad empresarial de Brasil, dijeron los analistas.

"La presencia de Alckmin en la candidatura de Lula muestra la unidad de antiguos adversarios que tienen ideas políticas diferentes pero que son capaces de unirse para enfrentar las fuerzas retrógradas que hoy gobiernan Brasil", dijo Maria do Rosário, diputada federal del Partido de los Trabajadores de Lula, conocido como PT.

Paulo Rocha, líder del PT en el Senado, añadió: "Al elegir a un demócrata de centro, estamos creando las condiciones para ampliar la base política y reanudar el proceso de desarrollo de nuestro país para todos. Nuestro principal objetivo es recuperar el país del proceso autoritario de Bolsonaro."

Bolsonaro, un excapitán del ejército que se desempeñó durante casi tres décadas como legislador federal antes de convertirse en presidente en 2019, ha asustado a muchos en la izquierda de Brasil con sus puntos de vista ultraconservadores, sus elogios a la pasada dictadura militar y sus amenazas de intervenir en la corte suprema. Fue elegido tras prometer una cruzada contra la corrupción, que fue un problema recurrente durante más de 13 años de gobierno del PT.

Los analistas dijeron que la decisión de Lula de escoger a Alckmin -quien se desempeñó como gobernador de São Paulo antes de postularse sin éxito a la presidencia en 2018- aliviaría el descontento entre los votantes centristas sobre el giro del país demasiado hacia la izquierda. Además de la vicepresidencia, el PT estaba discutiendo poner a Alckmin al frente del Ministerio de Agricultura, que supervisa un sector que representa más del 25 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país.

"Alckmin aporta no sólo más votantes de centro, sino también el posible apoyo de partidos que podrían garantizar la gobernabilidad del gobierno", dijo Carolina Botelho, politóloga de la Universidad del Estado de Río de Janeiro. "Si Lula se queda sólo con sus votantes fieles y no intenta atraer a otros de todo el espectro, se verá debilitado tanto en las elecciones como cuando esté en el gobierno".

En su discurso de reconocimiento a Lula, Alckmin fue muy cuidadoso, mostrando simpatía por los objetivos de la izquierda, como la reducción de la desigualdad social y la pobreza, así como por los programas tradicionales de la derecha, como la mejora de la seguridad pública. Sin embargo, pasó por alto su enconada relación histórica con Lula y sus reiteradas acusaciones de que el expresidente era corrupto.

Los movimientos de Bolsonaro

Bolsonaro, por su parte, parecía dispuesto a elegir como vicepresidente a Walter Braga Netto, un general que se desempeña como ministro de defensa. Después de tener desavenencias al principio de su mandato con su actual vicepresidente, Hamilton Mourão, Bolsonaro buscaría un compañero de fórmula que fuera incuestionablemente leal, dijeron las personas cercanas al presidente.

"¡Braga Netto será un gran vicepresidente! Serio, honesto, competente y, sobre todo, leal y discreto", escribió en Twitter Ricardo Salles, exministro de Medio Ambiente y estrecho aliado del presidente.

Pero los analistas políticos dijeron que la elección del general del ejército de línea dura sirvió para otros dos propósitos: les indicó a los partidarios de extrema derecha de Bolsonaro que no tenía intención de cambiar de rumbo y aisló al presidente contra la potencial amenaza de un juicio político si gana la reelección.

"Con Braga Netto, Bolsonaro está apelando a sus partidarios, sus partidarios radicales, a quienes les gusta que hable de golpes de Estado y de intervenir en la Corte Suprema. Braga Netto ha demostrado que simpatiza con esta agenda. Bolsonaro está totalmente comprometido con este grupo", dijo Botelho.

La presencia de Braga Netto en la vicepresidencia también podría frenar el riesgo de juicio político porque "ni la clase política ni la mayoría de la población querrían ver a un general como presidente", dijo Mario Marconini, director general de la consultora Teneo en Brasil.

El primer mandato de Bolsonaro se vio empañado por la constante amenaza de juicio político, ya que los legisladores presentaron más de 100 solicitudes para destituirlo. Estos esfuerzos fracasaron gracias a la alianza de Bolsonaro con el presidente de la cámara baja del Congreso, que controla el proceso y se ha negado a contemplar cualquier medida de este tipo. Sin embargo, esto podría cambiar durante un segundo mandato de Bolsonaro.

"Con Braga Netto, Bolsonaro está comprando un seguro contra el juicio político", dijo Marconini. "Sabe que si gana, es probable que sea por poco margen y la amenaza de juicio político será una constante en su nuevo mandato".

La elección de los vicepresidentes no se confirmará oficialmente hasta que los candidatos presidenciales inicien su campaña en los próximos meses. Las elecciones generales para elegir al presidente, al vicepresidente y al Congreso Nacional de Brasil se deben llevar a cabo el 2 de octubre de 2022.

Comparte en: