Close

Supermercadista chilena acelera expansión de tiendas en formato soft discount en Perú

SMU cerró el año con 26 ubicaciones y este ejercicio pretende sumar siete más, especialmente con su marca MaxiAhorro.
Por Andrés Pozo B. / Fotos: SMU I Publicado: Miercoles 20 de abril de 2022 I 10:17
Comparte en:

Más de una década ha pasado desde que la supermercadista chilena SMU, ligada al grupo Saieh y el fondo Southern Cross, llegó a Perú. La firma se hizo de la operación allá en 2011, después haber adquirido una firma que tenía presencia en ese mercado, bajo la marca Mayorsa. Luego integraron Maxi Bodega y Don Vitto.

Aunque en algún minuto las operaciones en Perú estuvieron fuera del foco estratégico del grupo –que en Chile opera Unimarc-, la unidad comenzó a tomar vuelo y a crecer. Partieron con 20 tiendas en 2011 y, el año pasado, llegaron a 26 locales. Este ejercicio prevén abrir siete más, para fortalecer la presencia que están ganando en la zona norte del país, dado que además de Lima, tienen presencia en Piura.

“Ya tenemos 21 tiendas del formato soft discount con el formato MaxiAhorro, las que están en Piura, Lima e Ica. Además tenemos seis tiendas de cash and carry Mayorsa. Tenemos un centro de distribución en Lima que nos ayuda a soportar la operación”, cuenta Patricio Llosa, gerente general SMU Perú.

La firma genera ventas por el orden de US$ 67 millones y han visto la oportunidad de crecer en el segmento de almacenes de cercanía, que permiten la reposición de productos.

“Nosotros hicimos un análisis del mercado, vimos qué oportunidades habían y cuáles eran nuestras fortalezas y creemos que la mejor forma que tenemos de competir es a través del formato soft discount, que es básicamente un formato de cercanía bajo la marca MaxiAhorro. Ahí tenemos una propuesta de valor competitiva, diferenciadora, con supermercados de barrio, tiendas urbanas, en zonas de alta densidad, que satisfacen las necesidades de reposición a precios económicos”, explica Llosa.

Las claves del consumidor local

Esto está amparado en una serie de datos que muestran cómo es el mercado local. Primero, en Perú los consumidores tienen más ocasiones de compra que en otros países, porque cerca del 40% de la población recibe ingresos diarios o semanales.

Además, se estima que más del 70% de las ventas del segmento se hacen en bodegas o mercados, conocido como el canal tradicional. Antes de la pandemia, 80% de las compras eran para reposición y proximidad –mientras en Chile es 50%-, mientras que la de abastecimiento, que es de volúmenes más grandes, es solo el 12%.

Patricio Llosa ha dirigido la operación local de SMU desde sus inicios, hace más de 10 años.

Por el lado de la competencia, las cadenas se han enfocado históricamente en hipermercados, y más recientemente en el segmento de "hard discount", "convenience" y mayorista. “Por todo eso, vimos que el soft discount es el más atractivo. Se junta la oportunidad y que hay un espacio”, resume Llosa.

Se estima que el canal moderno de supermercados mueve del orden de US$ 5.000 millones anuales en ese país, donde esta cadena tiene una participación de mercado de 1,5%, según datos de su memoria anual.

 

Mirada de largo plazo

“Queremos ser una cadena relevante en la distribución de alimentos en Perú. Esto dependerá de nuestra velocidad de crecimiento, pero nos queda un camino importante por recorrer”, reconoce Llosa respecto de sus planes de largo plazo.

Agrega que para las aperturas de este año, el foco está en la zona norte, donde han logrado un conocimiento de marca que hay que consolidar.

Por eso, han ido armando un surtido de productos eficiente que sea de interés de sus consumidores, con una mezcla de alimentos, perecibles, productos de limpieza, perfumería y alimentos de mascota. Además, han ido sumando categorías como panadería, pastelería y productos listos para consumir (ready to eat).

También están expandiendo el plan de fidelización Club Ahorro, por donde pasan el 70% de sus ventas.

Las marcas propias –a través de Merkat- también juegan un rol en el formato, especialmente en tiempos de inflación, que obliga al consumidor a irse a productos más básicos. “Nuestra oferta es bastante amplia e incluye productos de canasta básica a precios muy competitivos”, dice Llosa.

Comparte en: