Close

Santander se prepara al desembarco de un ejecutivo mexicano como nuevo CEO global

Héctor Grisi recibe un holding con buenos resultados, pero también desafíos importantes como ajustar en algunos países la combinación sucursales-digital.
Por Marily Lüders, desde España / Foto: Santander I Publicado: Miércoles 2 de noviembre de 2022 I 12:03
Comparte en:

“Habría que preguntarle a él”, dice Ana Botín, cuando se le pide que defina cuáles son los principales desafíos de Héctor Grisi cuando asuma en enero como CEO de Santander.

Paso siguiente, responde la pregunta, aunque sea indirectamente. La presidenta ejecutiva del banco explica que espera que mantenga la combinación de autonomía con conectividad que hace fuerte al grupo.

Botín cuenta también que en un reciente encuentro interno, Grisi se autodefinió como una persona que “hace que las cosas pasen”. Confiamos en que lo hará, dice Botín, algo nada fácil, reconoce, en una institución grande como es el grupo que preside. En otras palabras, continuidad y gestión.

En la ciudad Santander -a unos 20 kilómetros de Madrid, fundada por Emilio Botín y que ha ido sumando hectáreas de construcción y parques- el tema del cambio de mando es cotidiano. Algunos cuentan que solamente la estadía en la ciudad financiera de 30 niños ucranianos con cáncer (y un centenar de familiares) que fueron tratados en el centro de formación de la ciudad financiera durante un tiempo, fue más comentado.

Héctor Grisi, el nuevo CEO global en reemplazo de Juan Antonio Álvarez, asume los primeros días de 2023, con un agenda de hitos claves en las semanas siguientes, como el Investor Day en Londres (28 de febrero) y la presentación del nuevo plan estratégico del banco.

El nombramiento del mexicano (presidente ejecutivo de la entiedad en ese país y responsable regional de Norteamérica y antes directivo del Credit Suisse) fue realizado en junio y desde entonces, en varias actividades Grisi y Álvarez han estado juntos.

La semana pasada, este último explicó los resultados del tercer trimestre del Grupo Santander por última vez, ya que los consolidados anuales estarán en manos de Grisi. En una primera etapa no se esperan cambios importantes en las cabezas de los países (en el caso de Chile se realizó ya este año y sería una excepción) ya que insisten en que desde Madrid el lineamiento es crecer con los equipos de cada país. 

¿Qué se comenta en la ciudad Santander y en el mercado sobre la instalación del nuevo liderazgo y con qué herramientas cuenta el ejecutivo mexicano para enfrentarlo?

Lo primero, Grisi recibe un banco con un año de buenos resultados, “niveles récord” aseguran en la ciudad financiera repetidamente. Según la información disponible al tercer trimestre, liberada hace unos días, y pese al complejo escenario económico, a nivel agregado la “actividad de clientes ha crecido con fuerza en los nueve primeros meses de 2022: el crédito y los depósitos aumentaron 7% y 6% en euros constantes, respectivamente, y los ingresos totales crecieron 5% en euros constantes”. Santander, aseguran, está en la recta final de alcanzar sus objetivos para el año de ingresos, rentabilidad y capital.

Grandes desafíos

Dicho eso, los números sanos no suponen en ningún caso que los desafíos que tiene Grisi de cara a 2023 sean menores. Ellos se podrían dividir en generales (cómo enfrentar la combinación de desaceleración e inflación persistente y su impacto en morosidad y dinamismo de la actividad) e internos (ajustes en estructura de costos para contención por la inflación y a la vez, los necesarios cambios al modelo digital-presencial). Esto más los desafíos puntuales de cada uno de los países.

Primero, a nivel general, el nuevo CEO debuta en un año de desaceleración económica fuerte e inflación persistente. Esta última, como ha repetido varias veces Ana Botín y que reafirma en el XIX Encuentro América Latina que se realiza estos días en Madrid, es el “enemigo número uno, dos y tres”.  Con respecto a esto último, Grisi cuenta con el recientemente nominado economista jefe global, Juan Cerruti, un argentino que fue economista jefe por casi una década del banco en su país y que además fue profesor de Macroeconomía y Política Económica de la Universidad de Buenos Aires desde 2002. “De inflación compleja, sabe como pocos”.

De todas maneras, de crisis, cuentan cercanos, Grisi sabe en carne propia. Trabajaba en el Banco Mexicano cuando le tocó la “crisis del tequila”, una de las más fuertes turbulencias que ha vivido América Latina en tiempos recientes.

Optimismo regional

La misma Ana Botín hoy en Madrid delineó la mirada que tiene el grupo que reconoce la complejidad del delicado momento económico global, pero con una visión relativamente optimista de América Latina. “Han hecho los deberes, gestión de la macro está entre la mejor del mundo, la independencia de los bancos centrales y otros”. Especial mención para México y Brasil, visión que resume con la siguiente frase: “Es notable que crezcan más que EEUU y con inflación menor que Alemania”.

A nivel interno, la estructura y manejo de los costos de la operación es un tema de primer orden. Según el informe del tercer trimestre, la inflación causó un incremento general de los costos (un aumento de 6% en euros contantes), pero en términos reales una baja “gracias a las mejoras de productividad del grupo”. Según el documento, el ratio de eficiencia del Santander se compara bien con otros bancos. Sin embargo, los analistas del banco hacen notar que hay fuertes discrepancias entre las diferentes unidades geográficas. Algunos países en Europa ya han vivido reestructuraciones para mejorar la eficiencia (España, Reino Unido, Portugal y Polonia).  “Aunque suban, no pueden hacerlo más que la inflación”, reconoció Álvarez la semana pasada, lo que sí están consiguiendo en Europa, pero no en América. Los aumentos salariales en México, Brasil y Argentina han supuesto aumento de costos, que en promedio de la región se han disparado a dos dígitos.

Gestión de Costos

Tan importante es el tema que uno de los pocos cambios que ha realizado ya Grisi tiene que ver con el cambio del Director de Costes, nombrando a Carlos Hajj, quien era su colaborador en México. El actual gerente del área, Javier Maldonado, será trasladado a la unidad de Transformación en Estados Unidos.

Al ser consultada por Diario Financiero sobre este tema en el encuentro con medios del seminario, Ana Botín explicó que en el tema de costos están siguiendo las necesidades del cliente, que en zonas urbanas, por ejemplo, está intensificando la relación digital, pero que en otras áreas aún prefiere las sucursales. En las ciudades se estaría, explica, creciendo menos en presencia física. Varios de los country head de los países sumaron datos a la pregunta, entre ellos que el ratio de eficiencia está en muy buen pie y que más que recortes de costos lo importante es apalancar rentabilidad sobre los ya existentes. Otro confirmó que muchos clientes “ya no quieren ladrillos”.

El CEO de Chile, Román Blanco, agregó que con la misma capacidad instalada han aumentado fuertemente los clientes en cuentas digitales y el CEO de Brasil, explicó que llevan 6 millones de clientes nuevos con una baja en el costo de servir de 37%.

Perfil nuevos empleados

Una cosa importante, que explicó la presidenta ejecutiva, es que sí se está viendo un cambio en el personal. Más ingenieros, perfiles diferentes en las sucursales, será la tónica de los próximos años.

A estos objetivos generales se suman los desafíos propios de cada unidad -en México se está negociando la compra de un paquete de accionistas, por ejemplo- y el desarrollo de ciertas verticales de negocios que están ganando dinamismo, como las adquirencias.

Comparte en: