Close

Morosidad en la banca: luna de miel duraría hasta el segundo trimestre de 2023, según expertos

Las altas tasas de interés y la inflación impactarán con aún más fuerza en los hogares a mediados del próximo año. Por ello, los expertos prevén que aumentaría el impago de deuda bancaria ante la menor disponibilidad de ingresos.
Por Déborah Donoso Moya / Foto: Pexels I Publicado: Miércoles 14 de diciembre de 2022 I 12:00
Comparte en:

Las economías de América Latina recién salieron de una de las peores recesiones de los últimos tiempos y, ahora, se encuentran nuevamente en un escenario económico restrictivo por presiones inflacionarias, aumento en las tasas de interés y bajo crecimiento económico. Además, la incertidumbre política continúa impactando las inversiones, lo que presiona aún más el poder de compra y el pago de servicios, entre ellos los asociados a la banca.

El panorama parece desolador, pero al menos durante el tercer trimestre de 2022, la tasa de morosidad latinoamericana (que se ubicó cercana al 2%) presentó una mejora respecto de períodos previos. Según BBVA, esto se debe a “una buena evolución de la calidad crediticia que ha generado una mejora de los ratios de mora y cobertura”.

Entre julio y septiembre de este año, la refinanciación se concentró en clientes específicos del sector inmobiliario (alquiler de edificios y oficinas) y turístico (hoteles), según comentó Credicorp Capital, resaltando que “el aumento está en línea con las expectativas y refleja los niveles reales de morosidad de los clientes”.

Al respecto, Joan Gili, director de negocios de Renta4 en Latinoamérica y presidente de Renta4Global en Colombia, explicó a DFSUD.com que este año ha sido considerado como el “momento dulce” de la morosidad en la banca, porque ha mostrado, a lo largo del año, cifras positivas, pero advierte que ya se está viendo de "manera sutil" un aumento.

Ahora estamos en un momento dulce. Es probable que la morosidad empiece a repuntar en el segundo trimestre de 2023 y vaya subiendo”, apuntó el economista, añadiendo que esto es reflejo de los ciclos inflacionistas que acaban generando menor renta disponible y desemboca en una mayor morosidad.

“Aún tenemos que ver qué alcance tiene, porque en el momento en que empieza a subir la morosidad, los bancos tienen que aumentar sus provisiones y eso impacta los estados de resultados. Entonces, ahora no se está viendo (gran morosidad) o se está viendo de una forma sutil, pero en el segundo trimestre de 2023 lo empezaremos a ver con fuerza", advierte.

Por su parte, la consultora McKinsey & Co se cuestiona qué sucederá durante una fase de transición en la que el crecimiento económico se deteriora. “Los bancos podrían ver tres efectos: una desaceleración en el crecimiento del volumen, mayores costos y mayor morosidad que, dependiendo del escenario, podría ser pequeña o grande”.

Dolarización, petróleo y control de precios: la receta de Ecuador para mantener una baja inflación

Proyecciones

Con este escenario, Moody’s prevé que a nivel global los bancos estarán protegidos del aumento de la morosidad en 2023 gracias a “mayores tasas de interés y reservas sólidas, mientras que la perspectiva del sector se mantiene".

A su juicio, a pesar de las “difíciles” condiciones operativas, las entidad reportarán ganancias “sólidas” en 2023 que “compensarán un aumento moderado de los costos operativos”. Eso sí, reconoce que existe el riesgo de que los impagos de deuda bancaria de los hogares aumenten ante la reducción de ingresos producto de el avance de los tipos y de la inflación.

Por su parte, Credicorp destacó la tasa de cobertura de morosidad estructural, que “continúa su tendencia de regreso a los niveles previos a la pandemia y se situó en el 113%” durante el tercer trimestre de 2022.
En ese sentido, BBVA se sigue mostrando positivo con cifras de crecimiento de préstamos (4,6%) en los segmentos más rentables como el consumo, negocio retail y empresas medianas. Por esto, ve que la “sólida calidad de los activos genera una mejora de los ratios de mora gracias a las fuertes recuperaciones, y aumenta el nivel de cobertura debido a una mayor dotación de provisiones para la cartera más sensible al tipo de cambio” en el periodo.


WTW: “El resultado de las reformas en Chile y Colombia va a ser un desafío para las aseguradoras en 2023”

Cifras trimestrales

Durante el último periodo Credicorp mostró una caída en el ratio de morosidad a 4,9%, lo que refleja un fuerte descenso en la tasa de deuda de las PYME de 14,78% en el segundo trimestre a 13,83% en el tercero.
Al mismo tiempo, BBVA muestra un descenso en el indicador desde el 3,7% de junio al 3,5% en septiembre pasado. Por país, en México la deuda descendió de 2,81% a 2,53% durante dicho periodo.
Estas cifras son la base para que Moody’s, a través de su vicepresidente senior de Credit Officer, Edoardo Calandro, proyectara que "los bancos reportarán utilidades sólidas” en 2023.
“El aumento de los márgenes de interés permitirá una generación de capital continua además de un capital ya sólido, mientras que la liquidez y el financiamiento seguirán siendo robustos, aún con el deterioro del rendimiento de los préstamos por las débiles condiciones económicas en gran parte del mundo. La calidad crediticia de los bancos se mantendrá ampliamente estable”, concluyó el ejecutivo.

Comparte en: