Close

Chilena Grupo Central va por nuevos puntos para sus dark stores en dos ciudades de Perú

La empresa dirigida por Alejandro Iglesias, ex growth manager en Rappi, detalla la propuesta de valor con el que han logrado cerrar contratos con 10 clientes en el país en dos meses de operación.
Por Gestión, Perú / Foto: Gestión I Publicado: Miércoles 5 de octubre de 2022 I 10:09
Comparte en:

El Grupo Central está en una evolución constante. La startup chilena liderada por Alejandro Iglesias, ex account growth manager de Rappi, comenzó a operar en 2019 como un cowork gastronómico pero, con la pandemia, el modelo del negocio cambió al formato dark kitchen (cocinas oscuras). Tras su éxito en Chile, llegaron a Perú, donde operan comercialmente desde agosto último.

La startup aterrizó en el distrito de Surquillo, pero con su segunda línea de negocio denominada store Central, un concepto de almacenes ocultos (dark store) en zonas urbanas para atender la última milla, permitiendo a sus clientes reducir sus plazos de entrega de días a solo horas -incluso a 30 minutos-; considerando que el mayor reto del e-commerce actualmente es la capacidad de entregar el producto más rápido.

“Cuando analizamos el mercado peruano, el 45% de las quejas que tenían los usuarios del e-commerce en Perú estaba relacionado a la impuntualidad o no entrega de sus productos pese a que salieron del almacén. Esto ocurría porque no había la suficiente capacidad tecnológica y logística. Y ahí está nuestra propuesta de valor”, menciona Iglesia en diálogo con Gestión.

El Grupo Central no solo analizó que la demanda "caliente" del cliente online en Lima se ubica entre los distritos de San Isidro, La Molina, Miraflores, Pueblo Libre y Jesús María, por lo que su primera store Central estratégicamente se encuentra en un local de 1.200 metros cuadrados en Surquillo; también integró en su ecosistema a diferentes marketplaces y aplicaciones de delivery para potenciar las ventas de sus clientes.

Asimismo -comenta el CEO-, incluyeron un software que permite "orquestar" las órdenes de compra, desde que se recibe el pedido, se actualiza el inventario y el status de entrega; una estrategia que les ha permitido, en dos meses, cerrar contratos con 10 clientes.

La meta a diciembre, agrega Santiago Antúnez de Mayolo, country manager en Perú, es tener una cartera de 60 clientes, entre marcas nacionales y regionales.

“Esta vertical de almacenes ocultos es una categoría que pega bastante bien con el segmento de comidas congeladas y envasadas, pero otra categoría donde hemos visto un incremento interesante de consumo es cosmética gracias a las tendencias que llegan de Corea de Sur y China, así como productos especializados para el cabello. Nuestros clientes no solo son nacionales, algunos tienen matriz en Chile y Colombia”, apuntó.

Si eres suscriptor de Gestión, lee el artículo completo en el link.

Comparte en: