Close

Perú vive violenta jornada de protestas y expertos advierten golpe a la economía si revuelta se extiende a más regiones

Aunque los conflictos se concentran hasta ahora en Puno, una región de bajo aporte al Producto, una radicalización de las confrontaciones podría restar a un punto al crecimiento del PIB.
Por Déborah Donoso / Foto: Reuters I Publicado: Martes 10 de enero de 2023 I 15:02
Comparte en:

A más de 3.800 metros sobre el nivel del mar, en la ciudad de Puno, un grupo de manifestantes protesta para exigir la salida de la Presidenta Dina Boluarte y la excarcelación del exmandatario Pedro Castillo. Las movilizaciones de la noche del lunes dejaron 17 fallecidos, el peor saldo desde el inicio de las revueltas, en diciembre y, que ya suman más de 30 víctimas fatales en poco más de un mes de mandato de la gobernante.

Puno es uno de los departamentos más pobres del país, con una población principalmente rural, que vive de la minería, la agricultura y el turismo, pero cuyo aporte es cercano a 2% del PIB nacional.

Al respecto, el economista y socio de Macronsult, Elmer Cuba, explicó que los pobladores están muy molestos, porque “hace décadas que vienen acumulando su disgusto con los distintos gobiernos, pero esta vez están pidiendo algo imposible, que se cierre el Congreso”.

En tanto, el empresario chileno y presidente de la Cámara Peruano Chilena de Comercio, Juan Carlos Fisher, afirmó que “la población está harta y lo único que quiere es estabilidad y seguridad. Una buena medida ha sido la prohibición de ingreso al país de Evo Morales, quién estaba desarrollando su agenda sin mayores consecuencias justamente en la zona”.

Factor Evo Morales

En esa línea, diversos expertos entrevistados por DFSUD coinciden en que el exmandatario de Bolivia estaría incitando a los puneños a iniciar una revuelta que termine con el mandato de Boluarte, a quien acusan de traición, y la liberación de Castillo.

Tal es el caso del empresario peruano, Roque Benavides, quién indicó que “todos los enfrentamientos se están dando en la zona de Puno, en la frontera con Bolivia. Entonces yo tengo la impresión de que hay alguna influencia de parte de fuerzas de ese país”.

Esto fue respaldado por una fuente conocedora del tema que solicitó reserva de su identidad y que argumentó que Puno tiene una exposición directa a Bolivia ya que la frontera es el lago Titicaca, además “racialmente y culturalmente son muy cercanos a Bolivia y por lo tanto a Evo Morales y a su esfera de influencia, lo cual genera ciertos niveles de violencia porque hay una conexión más hacia allá que hacia el gobierno central o a la República peruana”.

En ese sentido, explicó que las protestas que se están dando en Puno no serían, necesariamente, espontáneas, a pesar de que la población acude con reclamos totalmente justificados. "Se introduce gente con una idea política muy clara de generar caos y con una idea bastante bien planificada de cómo golpear las arterias más importantes… entonces hay personas que está entrando al país desde Bolivia para generar caos”.

Pero más allá de esto, según Benavides, “el adelanto de las elecciones para abril de 2024 es una consecuencia tangible, al igual que el mandato presidencial se reduzca en dos años”, pero todo esto si las cosas continúan según lo acordado. Sin embargo, existe el riesgo, según Cuba, de que esto no se cumpla, porque ahora “lo más importante es que la Presidenta llegue a junio. Si permanece en el cargo -porque podría renunciar de acá a las próximas semanas, si en enero siguen las protestas con muertos- a nadie le importaría su mandato y las protestas decantarían”.

Para Benavides y Cuba, las protestas irían en descenso dentro de las próximas semanas porque “ya alcanzamos el peak” y porque la campaña presidencial será más fuerte y centrará el foco de atención de los peruanos.

En tanto, para el académico de Políticas Públicas de la Universidad Antonio Ruiz Montoya, Alonso Cárdenas, esta situación podría empeorar con el paso de los días, ya que depende mucho de la reacción de la clase política, ejemplificando que las declaraciones de ayer del presidente del Consejo de Ministros y antes de la Presidenta que señaló que no entienden por qué la gente protesta, “solamente exacerban los ánimos, porque se dice que hay abusadores que están pagados por el narcotráfico. Inclusive se le echa la culpa a Evo Morales diciendo que él está infiltrando”.

Entonces, advirtió que “mientras esa clase política tan miope, tan encerrada en su burbuja, no se dé cuenta de la gravedad de la situación, esto (las protestas) probablemente escalen, porque la indignación es gigantesca y con lo que ha sucedido el día de ayer en esta intifada, probablemente la única manera en que se desactive es que la Presidenta renuncie y haya un cambio en la mesa directiva del Congreso. El problema es que asumiría la presidencia José Williams, que estuvo involucrado en una matanza en el período de violencia en la guerra contra Sendero Luminoso”.

Daño económico

Además de esto, el daño económico que podría generar el aumento de las protestas afectaría en una reducción cercana al 2% del crecimiento del país para este año, desde una cifra promedio del 3%. Según Cuba, empezando por Puno, lo que pasará es que “se hundirá económicamente porque es una zona muy comercial, hay mucha minería ilegal y está todo parado, por ende, el que va a perder acá es Puno, no el país, porque Lima está operando y tiene tres cuartas partes del PIB industrial y de servicios, y Puno pesa solo un 2% del PIB”.

Por su parte, Fisher explicó que hoy es difícil proyectar cómo impactarán estos hechos en la inversión del país, pero “todo dependerá de las acciones que se tomen esta semana. La incertidumbre es la madre de la inestabilidad y, por ello, no se logrará la estabilidad si no se toman medidas adecuadas contra la delincuencia y terrorismo, ambas lacras reinantes en la zona”. 

Fisher añadió que los sectores más afectados serían minería y turismo, ya que en las protestas de diciembre, según informes de la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat), las ventas cayeron 10,2% con respecto al mismo mes del año anterior. Además se proyecta que el consumo se contraerá en 2023. “Pero el mayor impacto, en mi opinión, se da principalmente en la imagen que Perú proyecta al exterior y, por ende, en la confianza del inversionista”.

De acuerdo con Cuba, a los inversionistas no les importa los muertos, “sino la rentabilidad a largo plazo. Por lo tanto, las elecciones de este año son más riesgosas para el inversionista”.

Sin embargo, este panorama se oscurece más con las proyecciones entregadas por la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur), que indicó que en los dos primeros meses del año Perú perdería en total US$ 450 millones en turismo nacional y desde el extranjero debido a las protestas. “US$ 300 millones es lo que se podría perder entre enero y febrero en el turismo del extranjero hacia el Perú. Ahora, en el nacional podría ser de US$ 150 millones”, estimó en una entrevista con RPP.

Esto se suma a lo señalado por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) respecto del valor de las agroexportaciones peruanas, las cuales en 2022 no llegarán a los US$ 10 mil millones como se tenía previsto, debido a las protestas registradas en diversas regiones del país. 

Además, la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (AHORA Perú) advirtió que el turismo peruano podría perder US$ 1.000 millones a marzo por cancelación de reservas debido a protestas.

Aunque los expertos coinciden en que la economía peruana puede resistir esta nueva crisis político-social, ya que impactará una zona que es poco relevante económicamente, si las protestas se amplían a otras regiones como Arequipa, Cusco y Lima, el panorama podría tornarse más negativo de lo esperado, por ende, la incertidumbre se mantiene dentro de sus proyecciones.

Comparte en: