Close

Miami lidera el ranking FT-Nikkei al expandir su atractivo a inversionistas más allá de América Latina

La metrópolis del sur de Florida también se ha convertido en un imán para inversionistas de otros rincones del mundo. Las empresas de Europa y Medio Oriente eligen cada vez más la ciudad de Florida como centro regional.
Por Financial Times, traducido por María Gabriela Arteaga / Foto: Pexels I Publicado: Jueves 6 de octubre de 2022 I 08:52
Comparte en:

Por Amanda Chu y James Fontanella-Khan
Nueva York / Miami

Durante décadas, Miami ha sido conocida como la puerta de entrada de Estados Unidos a América Latina. Pero pasar incluso unas pocas horas en la oficina de Francis Suárez, el alcalde de la ciudad de 45 años, deja en claro que la metrópolis del sur de Florida también se ha convertido en un imán para inversionistas de otros rincones del mundo.

Sentado en el área de espera en una tarde soleada reciente estaba Lech Walesa, el expresidente polaco y cruzado anticomunista, esperando pacientemente su turno para una audiencia con el alcalde. Los asistentes discuten con entusiasmo la posible llegada a la ciudad de la conferencia de inversión respaldada por Arabia Saudita, denominada "Davos en el desierto".

“Somos acogedores y queremos a las personas mejores, más brillantes y mejor capitalizadas aquí. ¿Por qué? Porque nos va a fortalecer”, dice Suárez, sentado en su oficina modernista de paredes blancas. “Nuestros salarios están creciendo más rápido que los de cualquier otra persona”.

El creciente estatus de Miami como centro internacional, que ha ayudado a ubicarlo en el primer lugar de la clasificación inaugural de FT-Nikkei Investing in American de las mejores ciudades de EEUU para empresas extranjeras, ha coincidido con un aumento similar como lugar elegido por los inversionistas nacionales.

Los financieros de Nueva York y los empresarios tecnológicos de California comenzaron a mudarse a la ciudad durante la pandemia de coronavirus, citando sus medidas de cierre leves y un clima cálido que hacía que trabajar desde casa fuera tolerable.

Los inversionistas extranjeros siguieron su ejemplo. A pesar de que la inversión extranjera directa en todo EEUU se desplomó en 2020, aumentó un 70% en Miami, con el Reino Unido, Panamá y España a la cabeza, según datos de fDi Markets, un proveedor de información propiedad del Financial Times que rastrea la IED totalmente nueva, o inversiones transfronterizas que crean nuevos puestos de trabajo e instalaciones.

“Miami se ha promocionado tradicionalmente como la puerta de entrada a las Américas, y sigue siendo cierto”, dice Ilona Vega Jaramillo, vicepresidenta del Beacon Council, la organización de desarrollo económico de Miami. “Pero incluso diría que estamos superando eso. Creo que ahora somos un centro de ciudad global”.

Muchos lugareños le dan crédito a Suárez, quien puso a su ciudad en el radar de nuevos inversionistas de otros estados con un divertido tuit de cuatro palabras en 2020: "¿Cómo puedo ayudar?" (El tuit fue en respuesta a la sugerencia de un ejecutivo de Silicon Valley de que los inversionistas tecnológicos frustrados abandonen el norte de California por el sur de Florida).

Suárez, a quien le gusta llamar a su ciudad “la capital de la capital”, siguió con la creación de más instalaciones para ayudar a las empresas a establecerse, incluida una oficina enfocada en ayudar a los posibles inversionistas. Para los del extranjero, no les hizo daño que más de la mitad de los residentes de Miami nacieran en el extranjero, la proporción más alta de cualquier ciudad grande de EEUU.

Suárez ha sido capaz de lograr este reposicionamiento casi en su totalidad a través de la fuerza de su personalidad; el alcalde de Miami tiene poderes ejecutivos limitados y el cargo es un trabajo de medio tiempo. Como republicano, se las arregló para apegarse a la reputación histórica del partido como amigo de las empresas (los impuestos locales siguen siendo bajos) al tiempo que sigue siendo abiertamente crítico con las políticas nativistas y antiinmigrantes de Donald Trump.

“El alcalde ha hecho un muy buen trabajo al crear este efecto de bola de nieve para que lo analicemos seriamente”, dice Kurt MacAlpine, director ejecutivo del administrador de activos canadiense CI Financial.

La empresa eligió Miami para su sede en EEUU el año pasado y recientemente duplicó su arriendo en 830 Brickell, el edificio de oficinas más nuevo en el distrito financiero de Miami y hogar de otros grandes nombres como Citadel, Microsoft, AerCap y Thoma Bravo. El edificio debe estar terminado en enero y el alquiler esperado casi se ha duplicado a US$ 120 por pie cuadrado en tres años.

Miami: la ciudad del emprendimiento que está de moda

Por las criptos

Al igual que muchos líderes locales, Suárez apunta a los grupos tecnológicos como posibles inversionistas, apostando a que los altos costos y las presiones políticas en los centros tecnológicos tradicionales como San Francisco y Nueva York harán que el sur de la Florida sea más atractivo.

Suárez señala la decisión de Nueva York de abandonar su oferta a Amazon para la ubicación de su segunda sede en Long Island City —las grandes exenciones fiscales ofrecidas al grupo de comercio electrónico desencadenaron una furiosa oposición local en la Gran Manzana— como un punto de inflexión.

Ha hecho de los grupos de criptomonedas un enfoque particular. En agosto pasado, Suárez lanzó MiamiCoin, convirtiendo a Miami en el primer municipio en tener su propia moneda digital. La medida se produjo unos meses después de que la conferencia de Bitcoin más grande del mundo se trasladara de Los Ángeles a Miami, y el criptoexchange FTX pagó US$ 135 millones por los derechos de denominación del estadio que es sede del equipo de baloncesto Miami Heat.

A pesar de la volatilidad en el criptomercado (MiamiCoin ha perdido casi todo su valor de mercado desde su lanzamiento), Suárez continúa recibiendo parte de su salario en Bitcoin.

"Gran parte del ecosistema criptográfico y la energía se estaban mudando a Miami, y queríamos ser parte de eso", dice Peter Smith, cofundador de Blockchain.com, con sede en el Reino Unido, quien trasladó la sede de su empresa en EEUU de Nueva York a Miami el año pasado.

Los problemas de Miami

La ciudad no ha estado exenta de dolores de crecimiento. Los precios de las propiedades aumentaron un 36% y los alquileres un 26% durante el año pasado, y Miami registró el mayor crecimiento de alquileres entre las ciudades de EEUU por décimo mes consecutivo en julio, según el sitio web inmobiliario Realtor.com. 

“Hubo un tremendo aumento en los arriendos, ya fueran comerciales o residenciales, y eso hizo prohibitivo implementar lo que habíamos planeado originalmente”, dice Luis Merchan, director ejecutivo de Flora Growth, una compañía global de cannabis que anunció que trasladaría su sede de Toronto a Miami el año pasado.

El crecimiento de la población también ha dificultado que los forasteros consigan plazas escolares para sus hijos.

“La falta de inventario de viviendas y espacios escolares es un gran problema”, dice Richard Florida, uno de los principales urbanistas del mundo, que divide su tiempo entre Miami y Toronto, donde es profesor en la Escuela de Administración Rotman.

Es posible que Miami pronto enfrente los mismos problemas de bifurcación que han acosado a San Francisco y Nueva York, con los superricos viviendo bien, pero los trabajadores más jóvenes y peor pagados luchan para llegar a fin de mes. La ciudad ocupó el segundo lugar entre las áreas metropolitanas más grandes en desigualdad de ingresos en 2020, detrás de Nueva York, según datos del censo de EEUU.

Detroit: el nuevo polo de inversión de los chilenos
A más largo plazo, la ciudad tendrá que lidiar con el impacto del cambio climático, con algunas unidades de vivienda en riesgo de inundación. Según la plataforma inmobiliaria Zillow, más de un tercio de las viviendas de Miami corren el riesgo de inundarse a medida que aumenta el nivel del mar.

Miami también puede tener dificultades para evitar las guerras culturales que han consumido al resto del estado e irritado incluso a las corporaciones que han hecho negocios en Florida durante décadas, incluida Disney.

El mes pasado, la junta escolar de Miami votó en contra de una medida que reconocería a octubre como el Mes de la Historia LGBTQ, una decisión tomada por la preocupación de que el distrito contravendría la llamada ley de Florida "No digas gay" respaldada por el gobernador Ron DeSantis.

La ley, que prohíbe la discusión en el aula sobre la orientación sexual o la identidad de género en los grados inferiores, ha despertado la alarma en algunos barrios de una ciudad que históricamente se ha enorgullecido de ser una de las más tolerantes de Estados Unidos.

Liane Ventura, vicepresidenta sénior de la Cámara de Comercio del Gran Miami, insiste en que las guerras culturales aún no han afectado a los inversionistas, quienes todavía ven a la ciudad como un entorno propicio para los negocios.

“Aquí en el sur de la Florida, realmente no damos más detalles sobre esas cosas”, dice Ventura. "Hablamos más sobre cómo traer Bitcoin".

Comparte en: