Close

Tráfico en autopistas de peajes de América Latina superó niveles prepandemia en 2022 y Fitch prevé crecimiento moderado en 2023

El mercado debe estar atento a un entorno económico más débil, presiones inflacionarias que afecten los costos operativos y de gasto de capital y a la interferencia política en los ajustes de tarifas.
Por Deborah Donoso / Foto: I Publicado: Lunes 23 de enero de 2023 I 08:15
Comparte en:

La inflación y la estimación de un débil PIB en América Latina son los factores que podrían afectar el desempeño de las autopistas de peaje en la región, según advierte la calificadora Fitch en su reporte “Airport and Toll Road Traffic Monitor”.

Según el informe, el tráfico de las autopistas durante 2022 tuvo un desempeño “sólido”, superando los niveles previos a la pandemia en la mayor parte de la cartera, “pero la expectativa de un PIB débil en toda la región implica que el crecimiento del volumen en 2023 podría verse obstaculizado, especialmente en carreteras de peaje que dan servicio a muchos vehículos comerciales o con una alta correlación con este índice”, apunta Fitch.

En el tercer trimestre, el volumen de tráfico promedio de los emisores calificados por Fitch alcanzó 112% de los niveles de 2019 para el mismo período. Sin embargo, las cifras deben ser consideradas con cuidado, porque en este repunte habrían influido factores particulares de la región.

“Nuestras carreteras se han recuperado muchísimo mejor que en otras regiones, pero la principal razón es que no hay otras opciones, no hay tren, no hay trenes interurbanos y aunque hay aerolíneas de bajo costo en Latinoamérica, no hay tantas opciones ni son tan accesibles como en otras regiones. Entonces, si te quieres mover, tienes que usar la carretera”, detalló Astra Castillo, directora sénior de Infraestructura y Financiamiento de Proyectos de Fitch para Latinoamérica.

Por el contrario, el desempeño de las carreteras de Costa Rica y Panamá mostró que el tráfico se mantiene todavía por debajo de las cifras de 2019 y que “podrían tardar aún más en lograr una recuperación total”.

En tanto, el desempeño del tráfico observado en México y Brasil está respaldado por la recuperación económica en estos países. El repunte del tráfico en Colombia también refleja la fase de aceleración de las nuevas cabinas de peaje, ya que algunos proyectos están en construcción.

Con este contexto, Fitch espera que el crecimiento del tráfico de carreteras de peaje continúe de manera “moderada” pero constante en 2023, y “la mayoría de los proyectos y empresas podrán administrar sus inversiones y gastos para mantener una posición financiera saludable”, señala.

 

Factores clave

Frente este panorama, que aún mantiene cierta incertidumbre, Fitch apunta que hay que estar atentos al desempeño del tráfico ante un entorno económico más débil; a la interferencia política en los ajustes de las tarifas; y, a los costos operativos y de gasto de capital más altos de lo esperado.

La inflación continuará siendo una de las vallas que enfrentarán las autopistas en 2023, ya que para este periodo, a pesar de que se pronostica que será menor que en 2022, seguirá en niveles históricos, “por lo que desviaciones relativamente pequeñas podrían resultar en una escalada de costos operativos y de gasto de capital que sería problemática para proyectos viales que continúan luchando por recuperar completamente su tráfico, o aquellos con grandes inversiones obligatorias programadas para 2023”, según Fitch.

Del mismo modo, tal como indica la agencia, la expectativa es de que la actividad se mantendrá “débil” en todos los países de la región, lo cual podría impactar en la industria.

 

Inversiones y concesiones

En Brasil, se espera que las concesiones viales federales requieran más de 60 mil millones de reales en inversiones (unos US$ 11.300 millones). A esto se sumarían las concesiones estatales en Minas Gerais, Pará y Rio Grande do Sul, que agregarían más de 10 mil millones de reales (unos US$ 1.800 millones) a ese monto.

“Una sólida cartera de nuevas concesiones es favorable para las sociedades holding de autopistas de peaje brasileñas, ya que necesitan renovar periódicamente sus carteras de concesiones”, detalla Fitch.

En tanto, para México, los planes de desarrollo de infraestructura que están proyectados “sugieren que la actividad de las carreteras de peaje en 2023 seguirá siendo baja y se centrará principalmente en la construcción de pequeñas conexiones viales o en la expansión de los activos existentes”.

En ese sentido, Castillo complementó que “el gobierno mexicano anunció que algunas carreteras no iban a subir sus tarifas de peajes, para ayudar a que no subiera tanto la inflación y ayudar al bolsillo de la gente”.

Del mismo modo, se espera que el programa 5G (autopistas) de Colombia continúe avanzando en el lanzamiento de los proyectos, “a pesar de que asuma una nueva administración”. Al mismo tiempo, Castillo advirtió que “ha habido manifestaciones varias veces en las autopistas, por muchas razones. No necesariamente por el alza de los precios, sino porque se han puesto casetas de cobro en autopistas, pero este es el sello débil en Latinoamérica y no es algo nuevo, solo que ahora lo vemos agravado porque el ambiente está mucho más tenso políticamente”.

La especialista concluyó que el desempeño de las autopistas va a seguir “positivo pero bien moderado”, al menos para 2023.

Comparte en: